Masajes eróticos, un complemento ideal.

  

Generalmente, cuando una pareja comienza a tener relaciones sexuales, todo es nuevo y fascinante. Por contrapartida al fulgor sexual, aún no se tiene una relación larga y la confianza quizás no es todo lo buena que se podría desear. Sin embargo, no se le da mucha importancia a las pequeñas trabas que puedan surgir. Puede más la pasión y el deslumbrante brillo de lo nuevo.

En esta etapa las personas se dejan llevar, hacen locuras y permiten que sus instintos ganen la batalla a otros sentimientos. Y no es que esto sea incorrecto, ni mucho menos. De algún modo, hay que aprovechar la fogosidad del inicio porque después se va calmando la cosa. Lo que ocurre es que hay momentos en los que se da un sexo un tanto “egoísta”. No se conocen bien los gustos del otro, no hay quizás tanta confianza para hablarlo y se dejan pasar cosas que podrían hacer esas relaciones aún más placenteras.

Yoga y masaje erótico en la playa

Por estas razones, incluso en medio de esta tormenta de hormonas desatadas y novedades que resultan tan atractivas porque aún son lo contrario a lo habitual y rutinario, es bueno tomarse un momento para frenar y respirar. Para conocer al otro y crear un vínculo que vaya más allá de la atracción física al más puro instinto animal. Dedicar unos minutos a observar reacciones, a jugar con caricias o a descubrir zonas erógenas, quizás hagan que esa pasión se multiplique aún más si cabe.

Los comienzos en el sexo con una nueva pareja pueden marcar el resto de la vida sexual e incluso afectiva entres esas dos personas. Por eso, sentar unas buenas bases, crear una confianza y una complicidad mutua y aprender qué es lo que le gusta a la otra persona puede ser muy beneficioso tanto a corto como a largo plazo.

Un buen método para lograr estos objetivos puede ser un masaje erótico. El ir acariciando y estimulando distintas partes del cuerpo de la otra persona ayudan a conocer sus zonas más erógenas y a estudiar sus reacciones, de lo que se puede aprender mucho más de lo que se aprende sólo con la palabra. Las reacciones, a veces involuntarias, del cuerpo expresan el deseo, el placer, la relajación o la excitación sin la posibilidad de disimulo o de querer complacer al otro que a veces esconden las palabras. Y no hay mejor modo de lograr todo esto que un masaje erótico que sea preludio de otros juegos o relaciones sexuales al gusto de cada pareja.

Masaje erótico en pareja - erosguia.com

Quizás en el lado opuesto de las relaciones llenas de pasión y sin mucho conocimiento mutuo del inicio, están aquellas que han caído en la rutina o en el sexo anodino. Llevar muchos años juntos, el estrés por problemas ajenos, el desgaste propio de la vida o simplemente la monotonía, pueden hacer que la chispa de la pasión se vaya apagando y convierta en yermo todo lo que antes rebosaba vitalidad.

Para estas parejas, también es una buena idea probar los masajes eróticos. Estos le proporcionarán un tiempo juntos, a solas y en un ambiente íntimo del que quizás ya no disfrutan tanto. Les hará salir de la rutina sexual en la que posiblemente hubieran caído o bien reavivar la pasión que se ha quedado dormida. Al conocer a la pareja, seguramente se sepa cuáles son sus zonas preferidas y cuales no le gustan tanto, por lo que se parte con cierta ventaja, aunque siempre hay lugar para la sorpresa.

Quizás con un masaje erótico se descubran por ambas partes, lugares que antes no se habían explorado en profundidad. Empezar por caricias, suaves friegas e ir investigando puede abrir un nuevo abanico de posibilidades a quienes creían haberlo hecho todo. Los aceites, las velas, la música suave, un ambiente cálido y relajado… son pequeños detalles que favorecerán el reencuentro entre la pareja que descubrirá nuevas sensaciones y placeres junto con la persona con la que lleva toda la vida.

En cualquier caso, los masajes eróticos pueden ser un complemento ideal en la vida sexual de cualquier persona, ya que refuerzan lazos, crean confianza, promueven un ambiente propicio para el encuentro sexual, la excitación y la relajación.

  

Comenta lo que piensas, sin cesurasApreciamos la cortesía y la sinceridad. Gracias.

Tus pensamientos aquí