Masaje a 4 manos: Antidepresivo natural

El masaje a cuatro manos es una de las experiencias más relajantes que se pueden proponer. Imagínese el efecto de un masaje no con dos sino con cuatro manos profesionales y entrenadas en eliminar dolores y contracturas y brindar todo el placer y relajación posibles.

En este tipo de sesión, son dos masajistas las que se dedican plenamente a un solo cuerpo, empleándose a fondo para llevarlo al estado de máxima serenidad.

El masaje a cuatro manos tiene su origen en la medicina india (Ayurveda). En esta disciplina, se combina música, aromas y masaje para conseguir la sanación. Cada salón de masajes puede ofrecer una especialidad diferente del masaje a cuatro manos, por ejemplo, estilo sueco, shiatsu o el más conocido balinés.

En los centros donde se ofrece este tipo de experiencia, la aromaterapia, la elección de la música y la iluminación son tan importantes como la selección de las mejores masajistas.

Masaje a 4 manos en Barcelona

Elixir Bcn Barcelona

Teléfono: 663 735 XXX
Email: REALIZA AHORA TU RESERVA

Masaje a 4 manos en Madrid

Normalmente se aconseja recibirlo a personas sometidas a un alto grado de estrés. En muchos casos la falta de sueño ya ha hecho presencia, así como el desorden alimentario o un nerviosismo latente que afecta a los momentos que deberían ser tranquilos.

El masaje a cuatro manos está especialmente indicado para las personas que atraviesan por esas alteraciones y que necesitan experimentar, por fin, la relajación absoluta.

El receptor se tumba en la camilla y dos masajistas especializadas se colocan a cada lado de ésta. Una frente a la otra, empiezan a aplicar su conocimiento de forma sincronizada. Este masaje no trata de que cada una actúa por su lado sino que ambas masajean aplicando la misma presión en el mismo punto basándose en la simetría.

De esta forma se multiplica el efecto del masaje. No solo se trabaja un trapecio cargado sino que a la misma vez se trabaja el otro, y así, por todo el cuerpo. La relajación que se consigue es el doble de profunda, la sensación de bienestar el doble de buena y el resultado el doble de sorprendente.

Los masajistas profesionales suelen empezar por los pies, piernas, abdomen o espalda, brazos y acabar en la nuca. Siempre a la par, aplicando la misma fuerza y velocidad en cada movimiento.

Para empezar, este masaje es beneficioso porque en él se usan cremas y aceites que hidratan la piel en profundidad. Además, ayuda a la eliminación de líquidos, rejuvenece la piel y remodela en cuerpo puesto que activa la circulación.

La acertada presión en determinados puntos del cuerpo favorece el buen funcionamiento de los órganos y del sistema respiratorio. Después de un masaje a cuatro manos, la respiración es más profunda contribuyendo a un estado general de serenidad. La flexibilidad es otra de las cosas que vamos recuperando con este masaje, que actúa en sí como un antidepresivo.

Además de esos efectos físicos, las bondades psicológicas no son menos sorprendentes. El sueño, el apetito ordenado, la sonrisa y las ganas de conectar con los demás hacen presencia llevándonos a una existencia más tranquila y feliz.